¿Cómo excitar a una mujer con la mirada?

Excitar a una mujer con la mirada todos hemos visto alguna vez que un hombre se acerca a una mujer y con unas pocas palabras y sin mucho esfuerzo consigue su número de teléfono, o incluso consigue una cita. Y obviamente todos han deseado ser ese hombre que siempre consigue lo que quiere de las mujeres. Bueno, todo eso,  comienza mucho antes de acercarse a la mujer.

excitar a una mujer con la mirada

¿Cómo excitar a una mujer con la mirada?

Algo que muchos hombres ignoran, y seguro muchos han hecho por mucho tiempo, es que hasta el 80% de la información que transmiten lo hacen de forma corporal. Puedes decirle lo que quieras a una mujer para tratar de excitarla pero si no tienes confianza en ti mismo, una pastura, y una mirada correcta, todas esas palabras no servirán de nada.

El poder de la mirada para excitar a una mujer

Hay quienes dicen que los ojos son la ventana del alma, y que a través de ellos podemos ver hasta lo más profundo de una persona. Y eso es verdad, podemos hacer que recuerden momentos de su pasado, podemos despertar los instintos más básicos en una persona con solo mirarla, y al despertar esos instintos estaríamos automáticamente  en camino a la excitación.

Para hacer esto se debe aplicar el contacto visual. Muchas personas evitan ver a los demás directamente a los ojos, e incluso evitan verlos al rostro, eso es lo peor que puedes hacer para seducir y excitar a una mujer, ya que evitar el contacto visual demuestra que no confías y que no crees en ti mismo, y sin importar que mujer sea, sin tomar en cuenta sus preferencias en cuanto a hombres, ninguna mujer quiere estar con alguien que es incapaz siquiera de verla a los ojos.

Pero esto no significa que te vas a quedar viendo fijamente a una mujer sin hacer ninguna expresión, sin siquiera parpadear, eso a decir verdad causa miedo en las mujeres. Lo que debes hacer es relajar tu rostro, la mirada deber ser natural, no es algo que puedas forzar. También debes de adoptar una postura que ayude a tu mirada e indique confianza, sin importar que estés de pie, sentado o incluso acostado, un hombre con la espalda encorvada solo atrae a los quiroprácticos.

Algo que debemos tener muy presente es que la mujer es más emocional que el hombre, las emociones se encuentran en el cerebro, y hay una parte que precisamente es emocional y otra que es analítica. El hemisferio emocional del cerebro es el derecho, el que a su vez controla el lado izquierdo del cuerpo, así que para aumentar las probabilidades de excitar a una mujer con la mirada debes verla al ojo izquierdo más que al derecho, de esta forma conectas directamente con su lado emocional.

Táctica de conexión y excitación

Ya sabemos lo importante que es el contacto visual, sabemos que debemos despertar en ella sus instintos básicos, sabemos que debemos conectar con ella a un nivel espiritual, sabemos que la postura ayuda a la mirada (hombros atrás y pecho hacia afuera), y que debemos sonreír para incrementar la conexión emocional, pero ¿Cómo ponemos esto en práctica? De la siguiente manera:

Enfócate en una sola mujer, ellas son muy observadoras y se dan cuenta cuando observas a otras, así que no saltes de una a otra, enfócate. Una vez que tengas claro cuál mujer quieres excitar, relájate, asegúrate de que tu cara no refleje tensión, de que tengas una buena postura, y mírala directamente a los ojos para hacer contacto con su lado emocional. Pero mientras haces esto imagina que esa es la mujer de tu vida, que es la única y que no hay otra igual, que es la más hermosa que has visto.

Cómo excitar a una mujer con la mirada

SI piensas eso mientras la ves fijamente y de forma relajada, le transmitirás esa misma energía, ella sabrá que la estas apreciando por lo que es y no como si fuese un trofeo simple de reemplazar. Despertaras su lado emocional porque muy dentro de ellas, todas quieren conseguir a un hombre que las haga sentir especial, que sea capaz de levantarla en sus brazos y hacerla sentir segura. Usa esta simple técnica y lograras excitarlas, ellas te verán como ese hombre que ellas desean en su interior.