¿Como excitar a una mujer con las manos?

Esta es la forma más fácil  de excitar a una mujer, usar tus manos correctamente en el momento preciso puede abrirte muchas puertas con una mujer. Lamentablemente también es la forma más fácil para ahuyentar a una de ellas, ya que si no sabes cuando y donde debes tocarla harás que incluso sienta repulsión hacia a ti.

excitar a una mujer con las manos

Excitar a una mujer con las manos

El cuerpo tiene varias zonas consideradas erógenas, es necesario saber tocarlas y cuando debes tocarlas para hacer de tus manos el arma máxima de excitación, y así hacer que cualquier mujer quiera estar contigo.

Lo primero que debes tener en cuenta es que la mujer debe sentirse cómoda, debe estar relajada y dispuesta al contacto físico, no importara lo increíble que seas acariciando su cuerpo si la chica no se siente a gusto contigo. Así que primero asegúrate con ligeros toques en los brazos, en las piernas o en la espalda, de que ella esta cómoda con el contacto físico, de otra forma parecerás agresivo y desesperado, y eso no es lo que queremos.     

Zonas erógenas más comunes y como acariciarlas

Senos y glúteos.

Son zonas extremadamente erógenas que te ayudaran a excitar rápidamente a cualquier mujer. Los senos deben ser acariciados con un agarre firme pero no brusco y al mismo tiempo puedes jugar con ellos. Los glúteos deben ser agarrados con más rudeza, al apretarlos firmemente ella sabrá que te pertenece, y lo que quieres hacer con ella.

Clítoris.

Es el punto más erógeno de una mujer. La mejor forma de acariciar el clítoris es con movimientos circulares alrededor de este, estimulando toda la zona causando en este un cosquilleo incesante y hará que desee irse a la cama contigo lo más rápido posible.

Zonas erógenas menos comunes y como acariciarlas

Las muñecas.

Parece mentira pero esta es una zona erógena del cuerpo, ya que pasa un gran flujo de sangre a través de ellas y son consideradas como una de las partes calientes. Debes de masajearlas suavemente sin que se noten otras intenciones, este es un buen sitio para comenzar el contacto de excitación ya que hará que esta se relaje y se abra emocionalmente, despertando sus sentidos y haciéndola más receptiva a palabras, olores o sabores.

El interior de los codos.

Esta es una zona donde hay una inmensa cantidad de nervios receptores, y casi nadie lo sabe. Esta zona puedes aprovecharla ya que no necesitas estar en una relación con alguien para que puedas tocar sus codos, y aunque generalmente no es considerada como una parte erógena, lo es, y al igual que las muñecas esta zona puede ayudarte a establecer un contacto más intenso e íntimo con una mujer.

Zona lumbar.

También conocida como “espalda baja”, es una zona del cuerpo femenino que puedes acariciar para excitar a una mujer. Al tocar esta zona se incrementa la irrigación de sangre que va hacia la pelvis elevando los niveles de excitación. Debes tocarla a modo de cosquillas, caricias suaves con la punta de los dedos es lo más recomendable, es un contacto que no se percibe pero hace su efecto. Cabe destacar que para tocar su espalda baja deberás estar seguro de que esta cómoda contigo.

Parte trasera del cuello.

Esta es una zona que generalmente está llena de tensión muscular, al acariciarla suavemente lograras que esta se relaje, así conseguirás niveles de excitación inmediatos. Resulta importante mencionar que a esta zona se le saca más provecho al masajearla, un masaje suave que la relaje y le proporcione calor será perfecto.

excitar a una mujer con las manos

Otras zonas erógenas para excitar a una mujer con las manos

Acá dicen presente, la parte lateral del cuello, específicamente donde se da la unión entre la parte inferior de la oreja y la parte inferior de la mandíbula, es una parte muy sensible que generalmente funciona en la mayoría de las mujeres. Recuerda acariciar suavemente esta zona ya que si lo haces con mucha fuerza o presión puede ser físicamente incómodo.

Y por último, Nariz y labios, el triángulo formado por la nariz y los labios puede llegar a ser erógeno ya que permite intimidad, unas suaves caricias en la nariz y luego acariciar sus labios, sumado un contacto visual intenso puede despertar en una mujer una gran excitación.