¿Como excitar a una mujer virgen?

Excitar a una mujer virgen, antes de iniciar algún acto sexual es necesario tener en cuenta que para los hombres la “primera vez”, es muy distinta en comparación a la de las mujeres. Incluso para una mujer puede ser traumático el hecho de perder su virginidad, claro que eso dependerá mucho del hombre que se la quite. Para ellas puede ser considerado como una de las cosas más dolorosas que experimentan en su vida, sin mencionar que puede llegar a ser muy confuso a nivel emocional y sensorial.

excitar a una mujer virgen

Es difícil excitar a una mujer virgen

Excitar a una mujer virgen puede ser una de las cosas más complicadas de hacer, esto se debe a que la mujer, cuando es virgen, no ha experimentado todo el tipo de contacto físico que conlleva el sexo, y si se hace de manera apresurada puede que cause más rechazo que excitación.

Lo más recomendable es comenzar despacio y tomarse su tiempo (pueden ser días), para irla introduciendo poco a poco en el contacto físico que va a sentir y se vaya acostumbrando a éste, además de que al dedicarle ese tiempo su confianza en ti aumentara y se sentirá más cómoda al momento de hacerlo.

¿Qué hacer para excitar a una mujer virgen?

Desarrolla mutua confianza

Háblale de ti, que te conozca, que conozca quién eres, hazle ver que eres una persona de confianza. Interésate en ella, conoce detalles de su vida, preguntas que pueden ser aburridas también pueden ayudarte a ganar su confianza, pregúntale por sus gustos, sus sueños, su familia, hazle ver que tu interés en ella es genuino. Recuerda que antes de excitar su cuerpo debes excitar su mente.

Comienza besándola

Este es el inicio, una buena sesión de besos puede comenzar a despertar el deseo sexual de una mujer. Hazlo lento y no apresures el ritmo, usa tu lengua y labios para explorar su boca. Los besos no deben ser forzados, ella debe sentir pasión.

Tócala

Acaricia suavemente todo su cuerpo, has que se acostumbre al contacto sexual. Su piel es muy sensible, por esa razón debes evitar ser brusco. Demuéstrale cariño y pasión en cada caricia. Comienza por sus brazos, piernas, espalda y abdomen, y una vez que ella esté cómoda con ese contacto avanza a sus glúteos y senos. Ten cuidado de no maltratar sus senos ya que son una zona del cuerpo muy sensible.

Mezcla besos, tacto y aromas

Una vez que ya ella se sienta a gusto con los besos y las caricias, puedes pasar a besar las partes erógenas de su cuerpo. Besa su cuello, ya que este suele tener muchos receptores nerviosos, además, si empleas un buen perfume harás que esos besos corporales sean más intensos.  Luego de besar su cuello puedes bajar a su escote, siempre y cuando ella esté cómoda, si no lo está no la obligues.

Juegos inocentes

Hay juegos que practicamos desde pequeños, y son considerados inocentes e inofensivos, pero que pueden ayudarnos a la hora de iniciar el proceso de excitación en una mujer. Cabe destacar que para poder utilizarlos como se quiere, debe existir confianza con la mujer que quieres excitar, en especial porque esta es virgen y no estará dispuesta a jugarlo en un ámbito sexual, a no ser que ella sienta que puede confiar en ti y dejarse llevar.

Verdad o reto. Uno de los juegos de fiesta adolescente más populares que existen, pero que generalmente solo te consigue un simple beso. La idea es que lo juegues con la mujer que quieres excitar, los dos solos, en un lugar donde ambos se sientan cómodos y puedan tener privacidad.

Comienza con preguntas y retos simples como “¿Qué sentiste la vez que bese tu cuello?” o “Te reto a que me des un beso de 3 segundos”. Y de allí vas aumentando la intensidad de las preguntas y retos hasta excitarla por completo y despertar el deseo sexual.

excitar a una mujer virgen

Lo más recomendable al tratar de excitar a una mujer virgen es que te tomes tu tiempo y vayas con calma, ellas no suelen excitarse inmediatamente, así que tendrás que trabajar más de lo normal. Ten  muy en cuenta tu higiene personal para que ella se sienta cómoda. Y si tiene alguna duda en el ámbito sexual, aclárasela de la forma más amable posible, demostrarle eres el perfecto amante así caerá en tus brazos.