Como se excitan las mujeres ellas mismas

Como se excitan las mujeres ellas mismas, todas las mujeres deberían conocer su cuerpo, saber que partes les da más placer y que otras no. Y esto lo consiguen con la masturbación. La masturbación femenina ya no debería ser un tema tabú, en estos días la sociedad se ha vuelto más liberar que generaciones anteriores. Masturbarse es la mejor manera de conocer los puntos más sensibles y descubrir así tu propio cuerpo: El clítoris, el famoso punto G y otras zonas erógenas se descubren en el proceso.

 

Como se excitan las mujeres ellas mismas

Como lograr el orgasmo por ti misma

Cuando aprendes a llegar al orgasmo por ti misma te será mucho más fácil el guiar a tu pareja para tener una vida sexual más placentera. Porque el masturbarse no significa que es una manera de compensar tu falta de relaciones sexuales o falta de pareja estable, en definitiva es la mejor forma de disfrutar un momento íntimo contigo misma, por todo el tiempo que se te permita.

Aunque el auto complacerse no solo aplica para aquellas mujeres que no tienen pareja, teniendo pareja la práctica de la masturbación sigue siendo parte fundamental en la vida sexual junto a tu pareja. Así que si ya tienes compañero sentimental no hay necesidad de descartarla o dejarla de lado.

Aunque no lo creas masturbarte y tocarte no es la única manera de excitarte, ya que, puedes usar también otros factores externos, como la pornografía. En ocasiones las escenas que causan placer en hombres, pueden generar también placer y un grado alto de excitación en las mujeres, de igual manera, el presenciar actos lésbicos y homosexuales. De igual manera les resulta excitante utilizar o fantasear con juguetes sexuales o implementar  los populares juegos de rol basados en el dominante y el sumiso o sumisa.

Como excitarte con tu zona más sensible

Puedes iniciar colocándote con las piernas abiertas en una posición cómoda ya sea acostada o sentada, aquí es donde trabajas con tus dedos, ellos son tu mejor aliado confía en ti misma. Empieza explorando tu vulva con caricias pequeñas, abre tus labios para descubrir tu clítoris, y utiliza tu dedo corazón para acariciar y juguetear con él, haciendo así movimientos circulares y de arriba hacia abajo. En ese momento tendrás el control y deberás determinar tu propio ritmo de placer así descubrirás más sensaciones de las que tienes.

Si te causa curiosidad utilizar objetos y juguetes sexuales para acariciarte, no seas tímida, utilízalos con confianza y descubre nuevas maneras de explorar los placeres de la masturbación. Si estas usando algún juguete lo mejor es posicionarte de forma acostada y colocar el objeto entre tus piernas efectuando movimientos de vaivén y así frotar tu clítoris, busca tu ritmo y presiona para que te produzca más placer.

Como consejo los mejor que puedes hacer es experimentar diferentes tipos de intensidades, movimientos y posiciones, y así encontraras más opciones de placer en tus partes íntimas. También mantente abierta a experimentar cosas nuevas, todo tipo de opciones pueden resultar más excitantes de lo que crees.

Pero ese no es el único lugar donde puedes provocarte placer, también tienes el resto de tu cuerpo del que puedes optar, inicia por acariciarte la zona de los senos o el cuello, para descubrir más partes que te causen debilidad, puedes disfrutar del tacto solo acariciándote, de igual manera puedes aplicarte alguna crema y masajear todo tu cuerpo, incluso cuando estés dándote un baño puedes internarlo, nunca sabes que pasara cuando llegues a determinadas partes de tu cuerpo.

Como se excitan las mujeres ellas mismas

Como se excitan las mujeres ellas mismas, anímate a usar más tu imaginación

Fantasear no tiene nada de extraño, pues en tu mente puedes hacer todo lo que quieras mientras te das placer a ti misma, dentro de ella eres completamente libre, imaginándote el cómo sería estar con aquella persona que tanto te gusta, revivir una experiencia antigua, más atrevido y divertido aun, fantasear con aquel personaje que tan loca te trae solo por su voz.

Solo disfruta sin límites de la excitación del momento. Tienes una poderosa arma dentro de tu mente con un sinfín de posibilidades, y aunque se quiere que explotes esta parte, no pasa nada si lo tuyo no es fantasear demás, ya que solo dejando la mente en blanco puedes disfrutar de las sensaciones que tu cuerpo te proporciona.