Excitación para mujeres

La excitación para mujeres, no hay nada peor al momento de intentar iniciar una relación que no tener ninguna técnica de acercamiento,  o un movimiento de seducción que te permita despertar ese deseo sexual instantáneo. Lo que generalmente ocurre cuando no sabes que hacer es que le llevaras flores, chocolates, la llevaras a comer algo, quizás al cine, ella se acostumbrara a que estés pendiente de ella, a tenerte allí siempre, y te comenzara a ver solamente como amigo.

Excitación para mujeres

Excitación para mujeres

Es de verdad triste, tanto tiempo invertido, tanto dinero gastado, y lo único que pudiste conseguir fue un beso en la mejilla y un “eres el mejor amigo del mundo, quisiera un novio que fuese como tú”, pero el novio no serás tú. Y todo por no saber que desde el primer momento en que vas a hablar con una mujer debes intentar seducirla, debes excitarla si es posible, desatar ese deseo sexual y hacer que te vea como pareja, como amante, y no como amigo.

Claro que no es fácil acercarse a una mujer y entablar una conversación de la nada que pueda llevar al interés por parte de ella, luego al deseo, y finalmente a la excitación. Pero podemos intentar simplificarlo aprendiendo los puntos básicos para seducir y excitar a una mujer. Puntos que no son ningún secreto, y que quizás los hayas escuchado antes pero nunca les hiciste caso, o no supiste como aplicarlos, bueno, eso se acabó.

¿Qué hacer?

Imagina que estas cazando y hay un animal en una cueva, tú no entras a la cueva a buscar al animal y obligarlo a que salga, ese es su territorio y no saldrá de allí por las malas, lo que haces es provocarlo y hacer que salga por las buenas para poder atraparlo fuera de su territorio. Lo mismo pasa con las mujeres, tienes que provocarlas, estimular su mente, jugar con sus sentidos, solo así podrás excitarla y conseguir que ella quiera hacer lo que tú quieres que haga.

Nunca seas bueno al 100%. Decirle a una mujer “Oye, que lindos ojos tienes.” solo te conseguirá un “qué lindo eres Gracias. Adiós”, pero si le dices “Tienes unos ojos muy hermosos, pero no sé qué le paso a tus cejas que no combinan con ellos, se ven feas” te responderá “Si eres malo, ¿por qué dices eso?”, ya salió de la cueva y está abierta a una conversación. Sin mencionar que lograste estimular su cerebro, y ese es uno de los primeros pasos para excitar a una mujer.

Aprovecha el momento

Si ya conseguiste entablar una conversación con ella, utiliza el estado mental en el que ella se encuentra para invitarla a tomar o comer algo al momento, “¿Quieres un chocolate caliente? Hay un sitio aquí cerca, así me cuentas lo que te paso en la cara”. Una vez que acceda, habla con ella, interésate en ella, pregúntale sobre su familia, su trabajo, sus sueños, gánate su confianza, y pídele su número de teléfono para que puedas seguir la conversación luego.

Recuerda seguir estimulando su mente,eso las excita…

Siempre por mensaje de texto se hace más fácil decir cosas que pueden ser comprometedoras. Aprovecha esto para crear una conversación caliente por teléfono, usa la información que ella te dio mientras estaban frente a frente, y despierta sus sentidos según lo que te dijo que le gusta, puede ser un sabor, un olor, un paisaje, cualquier cosa es buena para iniciar una conversación caliente, y excitarla para que quiera volver a verte.

Excitación para mujeres

Consejos útiles excitación para mujeres

Pon en práctica la seducción por sensaciones. Utiliza perfumes o fragancias para estimular su olfato. Invítala a comer afrodisiacos, un postre tan inocente como unas fresas con chocolate oscuro motivara el sentido del gusto, y puede ayudarte con el proceso de excitación. Acércate a ella, tócala sutilmente en lugares que se vean “inocentes” pero que en realidad son erógenos como las muñecas o los codos.

Utiliza el contacto visual, no tengas miedo de observarla directo a los ojos mientras le hablas. Si ves a los lados, hacia arriba o abajo, solo le harás entender que estas distraído, pero si tu mirada se centra en la suya  no solo la pondrás nerviosa sino además despertaras en ella curiosidad y con ello un poco de deseo sexual.