Partes del cuerpo de la mujer

Partes del cuerpo de la mujer,Nunca esta demás conocer un poco de la anatomía femenina, esto es algo que puede ayudar a muchos hombres si lo que buscan es satisfacer  a una fémina. Existen partes del cuerpo de la mujer más sensibles que otras, y todas deben ser tratadas de la misma manera, de una forma delicada.

Partes del cuerpo de la mujer

Para un hombre conocer las partes íntimas de una mujer de quien siente deseo sexual, puede ayudarle mucho para lograr momento sexuales únicos, siendo el clítoris una de las zonas más sensibles, la cantidad de emociones que puede sentir una mujer a través de él, son impresionantes, y si el hombre domina el placer, no tendrá nada que perder.

Los labios vaginales se encuentran al inicio del clítoris, estos pueden ser de un color rosa u oscuro, aunque dicho color suele cambiar también de acuerdo al paso del tiempo,  de igual manera pueden presentar una apariencia lisa o en muchos casos algo arrugados. Los labios vaginales no son tan sensibles como el clítoris. Justo después del clítoris y aun entre los labios vaginales, se encuentra el orificio uretral, allí la sensibilidad no es mucha.

Los labios llegan hasta la abertura vaginal, antes de llevar a cabo la actividad sexual, puedes iniciar con algunos juegos, utilizando juguetes especiales para ello, y/o introducir los dedos en ella. Claro que la vulva no solo se compone por estas zonas, en realidad hay muchas más, pero estas para cualquier hombre son las esenciales.

Partes del cuerpo de la mujer más sexys 

Aunque no todos los hombres piensan igual, para muchos de ellos, es común que las partes más sexys de una mujer sean, sus ojos, esa mirada penetrante que puede expresar tanto picardía como inocencia. Los tobillos y pies, alguno hombres suelen sentirse atraídos por alguna mujer cuando mantiene sus pies limpios, de hecho, algunos alegan que, la belleza de una mujer inicia por ellos.

La espalda de una mujer también es un factor importante

Con el escote adecuado una chica puede llamar la atención de cualquier hombre. Las caderas, pueden convertirse en una de las partes más sensuales, algunas las tienen más pronunciadas que otras, y esto es algo que a muchos hombres les encanta.

Los pechos

Con unos pechos firmes ella puede sentirse segura, y él atraído completamente. La forma de manejar sus labios, aunque la chica no emita palabra alguna, con un pequeño movimiento de ellos puede generar una situación además de incomoda sexualmente, algo tentadora y provocativa, y por ultimo pero no menos importante, se encuentran los glúteos, si la chica cuenta con buenos glúteos, sin duda tendrá todas las miradas en ella.

Lo que un hombre adora del cuerpo de una mujer

Algunos pueden ser más sentimentales que otros, pero sin duda, ningún hombre es capaz de resistirse a una hermosa sonrisa, una con poca coquetería pero a la vez picara. Con una voz adecuada y un vocabulario aceptable la chica tendrá la atención de cualquier hombre. Las pecas en el cuerpo de una mujer también son importantes, estas pueden ser irresistibles para algunos, y más cuando se encuentran en el rostro.

Si el objetivo es llamar la atención de cualquier hombre, mientras más femenina sea la chica mejor, aunque no es recomendable excederse, algunos las prefieren un tanto rudas y poco delicadas. El cabello, considerado el velo de la mujer, es una pieza que no falla, no está de más que una chica decida batirlo cuando camina, esto los vuelve locos, y más si cuenta con una larga cabellera y en buen estado. La forma en la que se expresa, también es importante.

Partes del cuerpo de la mujer

Ya sea en el ambiente de amigos o no, esto puede mantener cerca a muchos hombres. No está demás decir que, una mirada dice mucho más que mil palabras, por medio de los ojos se puede expresar deseo, además la personalidad se refleja a través de ellos. No es de preocuparse si no cuenta con el mejor físico, siempre hay algo que los volverá locos. Aunque muchas chicas cuando expresan su picardía logran obtener todo lo que quieren, a algunas les funciona más ser tímidas.

Cuando un hombre se encuentra ante una mujer interesante pero algo tímida, puede convertirse en un reto para el acercase a ella, y gracias a la insistencia puede crecer el deseo sexual en ambas partes.