Poemas para seducir a una mujer casada

Poemas para seducir a una mujer casada,seducir a una mujer es un arte que involucra confianza, carisma, un poco de amor propio, saber dejar una buena impresión, y utilizar las palabras correctas en el momento adecuado. Y más si se trata de seducir a una mujer casada, después de todo si una mujer se casa es porque vio algo en ese hombre, y es casi imposible seducir a una mujer felizmente casada y enamorada; pero si el matrimonio está débil, entonces hay probabilidades favorables.

Poemas para seducir a una mujer casada

 

Muchos hombres tienen esa fantasía, estar con una mujer casada es algo que los vuelve locos, y a decir verdad no se les puede culpar, después de todo “lo prohibido es tentación”, pero realizar esto se les complica porque no saben que palabras usar. La mayoría de las veces el aspecto físico y lo material quedan de lado cuando se trata de una mujer casada, ya que solo buscan una aventura, algo que las saque de la rutina, pero debes buscar las palabras correctas.

Todo lo anterior para hacerles ver que tú eres el “Hombre Aventura”, primero debes tener muy en cuenta que la mujer casada no busca romance, busca diversión, experimentar cosas nuevas, probar lo que en su relación no puede probar. Así que no te sorprendas cuando le escribas “mi amor por ti es tan puro como la luz de mil lunas”, y lo que recibas de respuesta sea “muy lindas sus palabras, pero ya yo salí de primaria”, o peor aún que siquiera te responda, y ese momento se torne vergonzoso.

Los poemas sirven para seducir la mente, llevarla por un instante a un mundo de fantasía que ella quiera experimentar. Para redactar un poema que pueda excitar a una mujer casada, debes enfocarte en al menos 3 cosas que te atraigan de ella, pueden ser de su físico o de su forma de ser, y saber uno de sus anhelo o una de las cosas que desea probar. Debes conocer algo íntimo de ella, algo que pueda tocar esa fibra de la curiosidad, y con lo que puedas hacer volar su imaginación.

Poemas básicos pero eficientes

“Tus ojos son piscinas de deseo prohibido en las que me ahogare por culpa de la tentación, tus carnosos labios son fuego eterno que me atormenta al dejarme llevar por la pasión, tus senos son las colinas por las cuales caeré felizmente hacia mi perdición”. Este involucra tres cualidades físicas de la mujer, y las utiliza de forma sugerente.

“Hagamos lo prohibido, entrégate a mí, disfruta de esta vida tan efímera, déjame poseerte. Recuerda que solo somos mortales esperando la muerte”. Este es una invitación a salir de la rutina, a dejar todo de lado y arriesgarse a romper las reglas de la moralidad.

“Volemos juntos. Vámonos en un viaje a donde nadie nos conozca, donde seamos fantasmas para la gente. Perdámonos en un mundo donde seamos tú y yo, y de nuestra existencia solo sepan la lujuria y la pasión”. Este despierta la fantasía de un paraíso de pasión,  cosa que se puede llegar a perder en un matrimonio, y puede tocar la curiosidad de la mujer casada.

“Si el sexo es un pecado, quiero que seas tú quien me lleve al infierno”. Es obvio que este no es un poema, sino una frase. Pero no necesita ser un poema, ya que muchas veces menos, es más. Con esta frase despiertas los instintos básicos de una mujer, y le dices directamente que no te importan las consecuencias con tal de estar con ella.

Poemas para seducir a una mujer casada

Puntos a tener en cuenta

Si bien lo que más se conoce como poema son los escritos que riman, no es necesaria esta característica para que sean poemas. Los poemas solo tienen que despertar emociones en quien los lee, deben comunicar los más profundos sentimientos del autor, deben ser capaces de transportar a quien los lee a un mundo de fantasía y éxtasis.

Muchas veces, lo que se dice con 50 palabras, se puede decir con 10. No hace falta un poema completo si una frase hace el trabajo. Las frases puedes colocarlas en pequeñas notas esporádicas, son rápidas de leer, y pueden llegar a ser más seductoras que un poema de media página.