Puntos para exitar a una mujer

Puntos para exitar a una mujer,A veces es frustrante ponerse a pensar cuales son los secretos para excitar a una mujer, y no poder descubrirlos por más que lo intentes. No te culpes, nos ha pasado a todos, no poder excitar a una mujer de la forma que queremos o simplemente fallar en el intento, y hacer que esa mujer solo sienta repulsión hacia nosotros, pero el que persevera alcanza.

Puntos para exitar a una mujer

Conseguir los puntos no rendirse

después de tanto perseverar, se han encontrado los puntos fundamentales para excitar a una mujer. Algunos de ellos son simples, otros son más complicados, y quizás no logres ponerlos todos en práctica a la primera, pero la práctica hace al maestro. Así que no te rindas, inténtalo hasta que te conviertas en un maestro seductor y puedas hacer que cualquier mujer se excite.

Puntos básicos

Confía en ti mismo. Esto es complicado si la genética no te favoreció y hasta piensas que no les gustas a las mujeres, o también puede ser que después de tantos rechazos hayas perdido toda tu confianza. Por suerte esto tiene solución, sal y habla con alguien, pueden ser tus mismas compañeras de clase o del trabajo, pequeños pasos de bebe, “¿me puedes dar la hora?”, “el clima esta raro, ¿no te parece?” y así hasta que puedas hablar de forma normal con una mujer.

Y recuerda, no hay razón para tenerle miedo a una mujer. Ten una muy buena higiene personal. Como te presentas al mundo, es como te verán las mujeres, aséate a diario, utiliza perfume, ten una buena higiene bucal (cepillarse una vez al día no es suficiente), córtate el cabello, aféitate o acomoda tu barba, utiliza un buen perfume, y utiliza ropa de tu talla (no hace falta que compres ropa, manda a arreglar la que tienes, es más económico).

Estas son pequeñas cosas que no te quitaran tiempo, y pueden hacerte ganar muchos puntos con las mujeres, además de que aumenta tu autoestima. Estimula su mente. Las mujeres son por naturaleza criaturas sentimentales, no son lógicas (es por eso que nunca les ganaras una discusión), debes hacer que su imaginación vuele, que se liberen sus pensamientos con fantasías de lo que pudiese ser, hazle recordar un momento que haya vivido y este sea un recuerdo feliz, así ella hará contacto con su parte emocional.

Existen más puntos básicos

Demuéstrale que eres capaz de hablar de algo diferente a deportes, armas, y autos. Estimula sus sentidos. No solo tienes que verte bien para impresionar a una mujer, también debes activar sus otros sentidos, el olfato, el gusto, el tacto, debes ser capaz de moverte alrededor de todos y cada uno de ellos causando diversas sensaciones. Invítala a comer, las fresas no serían una mala elección.

Utiliza los aromas a tu favor

Los aceites esenciales  pueden causar un gran impacto. Acaricia su espalda baja, masajea la parte interna de sus muslos, besa su cuello, utiliza los receptores nerviosos para excitarla. Algo muy útil que puedes hacer es cubrir sus ojos, así estimularas otros sentidos de manera más fácil.

Puntos para exitar a una mujer los Principales

Invítala a romper la rutina. No hay nada más tedioso que hacer lo mismo una, y otra, y otra vez. A las mujeres les aburre esto, quizás para ti no tenga nada de malo, pero a ellas les afecta, cambia la salida a comer helado por ir a ver un espectáculo o concierto, improvisa un viaje a la playa o a la montaña.

También puedes utilizar las llamadas calientes para excitarla y salir de la rutina, cambia la misma habitación de siempre por una nueva, utiliza espejos, juguetes, nuevas posiciones. Lo nuevo hace que una mujer se excite inmensamente.

Puntos para exitar a una mujer

Estimula su cuerpo, no te encierres, el cuerpo de la mujer es más que dos senos, y una vagina. Acaricia y besa su cuello, su espalda, sus piernas, brazos, manos, pies, muévete por todo su cuerpo, hazle sentir que es el centro del universo. Utiliza la temperatura a tu favor, un ambiente cálido ayuda a que fluya la sangre por su cuerpo, y un hielo recorriendo su cuerpo hará que su piel se erice, excitándola porque percibirá algo que no siente a menudo, pero que es muy placentero, y querrá continuar.